,

Oriva y el CSIC estudian los efectos beneficiosos del aceite de orujo de oliva frente al alzhéimer

Estudios Orujo de Oliva Alzheimer

En su vocación de promover la investigación científica para dar a conocer las propiedades saludables del aceite de orujo de oliva, la interprofesional del sector, Oriva, ha promovido una investigación junto al CSIC encaminada a demostrar que algunos componentes de este producto pueden ejercer efectos de protección frente al alzhéimer

En colaboración con el Instituto de la Grasa (CSIC), Oriva, marca que representa a la Interprofesional del Aceite de Orujo de Oliva, ha impulsado el proyecto de investigación: ‘Protección frente a la enfermedad de alzhéimer mediante la atenuación de la activación de microglía por el Aceite de Orujo de Oliva’. Este estudio, que tendrá un año de duración, está a cargo de Javier Sánchez Perona, científico titular del Instituto de la Grasa-CSIC (en la imagen, a la derecha, junto a José María Castellano, ambos investigadores encargados del estudio), que trabaja en el conocimiento de los mecanismos implicados en el transporte y metabolismo de los lípidos en humanos, así como en las repercusiones de las grasas de la dieta y los compuestos bioactivos de tipo lipofílico sobre procesos patofisiológicos.

El trabajo parte de la hipótesis de que algunos componentes del aceite de orujo de oliva pueden frenar la reacción inflamatoria de las células cerebrales causada por lipoproteínas ricas en triglicéridos.

La enfermedad de alzhéimer se caracteriza por la acumulación cerebrovascular de estas lipoproteínas, que activan la microglía, produciendo la liberación de marcadores pro-inflamatorios que provocan el estrés oxidativo en el cerebro. Los investigadores piensan que “algunos componentes del aceite de orujo de oliva, por separado o en sinergia, podrían modular este estrés oxidativo y, por tanto, evitar la inflamación celular”.

En este sentido, Perona, explica que “el principal componente que pensamos que puede tener actividad biológica sobre el alzhéimer es el ácido oleanólico. Sin embargo, creemos que otros componentes como el beta-sitosterol y el alfa-tocoferol pueden contribuir, dadas sus actividades en el metabolismo de los lípidos y la oxidación”.

Si esta hipótesis quedara demostrada, el estudio sentaría las bases para el desarrollo de nuevas aplicaciones del consumo de aceite de orujo de oliva en la salud y, en especial, para la prevención y ralentización de la progresión del alzhéimer.

Fuente: techpress

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *