,

Dieta depurativa tras Nochevieja

Dieta 2 de enero

Las múltiples celebraciones de la Navidad hacen complicado rehuir las comidas y el alcohol. Tras celebraciones de empresa, Nochebuena y Navidad, el día de Nochevieja colma el vaso: la cena, las copas, una noche de fiesta desmesurada y un desayuno para dar la bienvenida al año pueden ser un cóctel explosivo para nuestro cuerpo, sobre todo con los excesos que lleva acumulados en diciembre, y es momento de plantearse planificar una dieta.

Por eso, es recomendable que el día 2 de enero hagamos una pausa e intentemos recuperar cierta estabilidad en nuestras comidas… al menos antes de que llegue de nuevo el róscon de Reyes.

La nutricionista, dietista y farmacéutica Elisa Escorihuela advierte de que las dietas “détox” o depurativas no son la opción más favorable ya que parece que solucionaran nuestros problemas de alimentación en poco tiempo. Por eso su máxima es “prevenir mejor que curar”. “Está claro que estos días festejamos las celebraciones alrededor de la mesa y  las tentaciones son muchas, pero lo mejor es ser cauto y no cometer grandes excesos, ya que no solo van a afectar negativamente en nuestra báscula, sino también son malos para la salud”, razona.

dieta-2enero

Pero si ya has pecado de licores, dulces y embutidos, la experta deja unos consejos y una dieta para recuperar nuestro cuerpo de los excesos.

Dieta para el 2 de enero

Desayuno

  • Té con limón o café con leche.
  • Tortilla de verduras variadas o tostadas de pan Integral con tomate y aceite de oliva.
  • Pieza de fruta.

Media mañana

  • Pieza de fruta o queso fresco.
  • Comida.
  • Ensalada de canónigos y nueces.
  • Wok de pollo con verduras.
  • Pieza de fruta.

 Merienda

  • Smoothie de naranjas, manzanas y pera (lavar la fruta, cortar y triturar todo con la piel y medio vaso de agua).

Cena

  • Salmón con espárragos verdes salteados.
  • Kéfir o yogurt.

Diez consejos para cuidarte a partir de enero

“La entrada del año nuevo es el momento ideal de plantearse algún reto, ya sea mejorar la alimentación, dejar de fumar, hacer ejercicio o perder peso”, señala Escorihuela.

Estos son algunos de los consejos que recomienda seguir a partir de este mes:

  1. Anímate a practicar alguna actividad o ejercicio físico.
  2. Planifica tu alimentación y tu compra. El momento de la compra es primordial, no te dejes llevar y haz la lista de la compra de las cosas que vas a necesitar.
  3. Vacía tu nevera y despensa de alimentos que no sean saludables.
  4. Introduce cinco piezas de fruta y verdura al día.
  5. Acuérdate de las legumbres y al menos consúmelas una o dos veces a la semana.
  6. Los alimentos integrales serán un gran aliado para mantener tus niveles de azúcar constantes.
  7. Añade el pescado azul a tu alimentación (caballa, salmón, sardinas, atún…) para mantener a raya el colesterol, así como frutos secos (sin freír) y aguacate.
  8. Utiliza el aceite de oliva, si es Virgen Extra mejor.
  9. Bebe agua suficiente.
  10. Si necesitas ayuda, acude a un profesional, un dietista-nutricionista que será quien te acompañará hasta conseguir tu objetivo de una forma saludable. Y…¡Huye de las dietas milagro!

Escorihuela asegura que “no es cuestión de estar a dieta, es cuestión de alimentarse bien”, lo que no significa que en la Navidad tenga que comerse solo “pechuga y lechuga”. Desde Nutt, su consulta de nutrición en Valencia, la experta trata de transmitir que la gastronomía y la salud no están reñidas sino que “son dos ciencias que están condenadas a caminar de la mano y, de hecho, lo pueden hacer con mucha armonía”.

Si quieres más información para aprender a prevenir los excesos puedes consultar sus libros descargables gratis, escritos para que sus pacientes y  seguidores pudieran vivir unas Navidades y vacaciones de manera saludable.

Fuente: dmedicina.com

,

El aceite de oliva virgen extra es capaz de revertir un daño hepático

Investigadores demuestran que el aceite de oliva virgen extra puede revertir el daño hepático causado por una dieta alta en grasas

Investigadores del Área de Nutrición y Bromatología de la Universidad Pablo de Olavide, del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (CABIMER) y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) acaban de publicar un estudio en la revista Molecular Nutrition and Food Researchque demuestra el papel protector que tiene el consumo de aceite de oliva virgen extra en la enfermedad de hígado graso no alcohólica (EHGNA) en ratones, y que puede llegar a revertir un daño hepático.

El estudio llevado a cabo por el equipo de investigación de los doctores Francisco Martín Bermudo y Lourdes María Varela Pérez ha permitido evaluar el papel protector del consumo de aceite de oliva virgen extra en la EHGNA, así como analizar los mecanismos moleculares y las vías de señalización implicadas, con el objeto de revertir un

Para ello han utilizado ratones C57BL/6J que han desarrollado síndrome metabólico al alimentarlos con dietas ricas en grasas saturadas, y una vez desarrollado este síndrome, se les alimentó con dietas ricas en grasas con diferente perfil lipídico y contenido polifenólico, gracias a la presencia de distintos aceites de oliva virgen extra. Los resultados de este estudio indican que el aceite de oliva virgen extra puede revertir el daño hepático causado por una dieta alta en grasas, a través de la activación de mecanismos anti-inflamatorios en el tejido adiposo y a la modificación de la composición lipídica del propio hígado y las rutas celulares que se activan en el mismo.

El estudio PROSINDIOL ha sido financiado por el Programa Estatal de Investigación, Desarrollo e Innovación orientada a los Retos de la Sociedad (AGL2014-54585-R).

El trabajo se ha realizado en colaboración con el Instituto de la Grasa (CSIC) de Sevilla, el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS), y el Instituto Rowett del Reino Unido.

La revista en la que han sido publicados los resultados (“An extra virgin olive oil-rich diet intervention ameliorates the non-alcoholic steatohepatitis induced by a high-fat “Western type” diet in mice”) se encuentra en el primer decil del área Ciencia y Tecnología de los Alimentos (JCR 2015), estudio que desvela la posibilidad de revertir un daño hepático a través del consumo de aceite de oliva virgen extra.

Además, la investigadora Lourdes Varela señala que se ha iniciado un segundo proyecto en colaboración con el centro holandés TNO (The Netherlands Organization for Applied Scientific Research), para estudiar los efectos del aceite de oliva virgen extra sobre una etapa más avanzada de la enfermedad de hígado graso no alcohólica (esteatohepatitits o NASH) y la enfermedad cardiovascular, en un modelo de ratones que carecen del receptor para las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y que simula las hipertrigliceridemias familiares presentes en humanos.

Fuente: fundaciondescubre.es

,

Salud ocular

Favorece el bienestar de la salud ocular con el aceite de oliva

El aceite de oliva tiene componentes que protegen los vasos sanguíneos de los ojos y reducen el riesgo de la pérdida de visión, sobre todo desde los 50 años, añaden expertos.

A los innumerables beneficios ya conocidos del aceite de oliva se suma uno nuevo. Recientes investigaciones demostraron que el aceite de oliva beneficia la salud ocular al actuar en la prevención en particular, de la degeneración macular del ojo, una enfermedad que afecta a la retina de las personas mayores de 60 años y que constituye la segunda causa de ceguera en los ancianos, después de la diabetes.

El aceite de oliva tiene componentes que protegen los vasos sanguíneos de los ojos y reducen el riesgo de la pérdida de visión, sobre todo desde los 50 años, añaden expertos.

El estudio realizado por investigadores de la Universidad de Sydney y el Centro para la Investigación del Ojo en Australia, le siguió la pista a 9,234 adultos que llevaban una dieta mediterránea rica en ácidos Omega 3 (presentes en el pescado, las nueces y el aceite de oliva) y encontraron que presentaban menos riesgos de desarrollar problemas con la retina. Además, se sabe que estos problemas del ojo se asocian directamente con la nutrición.

Según la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA), lo ideal es tomar 2 cucharadas (23 gramos) de aceite de oliva al día. Algo importante a tener en cuenta es que a pesar de que todos los aceites de oliva contienen grasa monoinsaturada, los clasificados como “virgen” y “extra virgen” son los más beneficiosos para la salud del corazón y los ojos, ya que son los menos procesados y contienen los más altos niveles de polifenoles, un antioxidante que es esencial para la salud.