HISTORIA DE URZANTE

Inmersa en el verde valle del río Ebro se encuentra la fértil región de Urzante.

Una región en el corazón de Navarra, donde en 1950  José Marín se inició en el aceite de oliva, distribuyendo con su propio camión, primero sólo a los vecinos de su pueblo natal “Cascante”, y más tarde a los hogares de otras ciudades y pueblos de los alrededores.

Un aceite de oliva de alta calidad, hecho con las mejores aceitunas y  seleccionadas una a una.

Trabajando hombro con hombro en la cosecha olivarera y recogiendo la aceituna de manera tradicional, los hombres y mujeres de toda la zona llevaban la recolección a prensas artesanas donde se obtenía de esos frutos el preciado aceite.

La pasta de aceitunas que quedaba se depositaba en capachas de esparto y el aceite se conservaba en tinajas de barro, desde donde se embotellaba seguido y cargaba en el camión de José Marín.

Urzante, 60 años después, sigue siendo la marca preferida en la región, habiéndose extendido también con éxito a más de 60 países en todo el mundo. Expansión sólo posible gracias a haber sido fiel a sus valores originales: MÁXIMA CALIDAD, TRADICIÓN y RESPETO A LA TIERRA.

Valores que son el alma de Urzante

Constancia

Es un valor intangible, pero fundamental e inagotable en esta empresa.

Tradición

Manteniendo los valores iniciales, asientan las bases de su éxito actual.

Renovación

La adaptación continua y la apuesta por las nuevas tecnologías es imprescindible.

Trabajo en equipo

Uno de los motivos que nos hacen mejorar a diario.

Competencia

Una empresa no avanza si basa su filosofía en el amiguismo. Hay que dar día a día lo mejor de uno mismo.

Salud

Nuestros clientes nos confían su salud, lo que nos obliga a buscar la excelencia en nuestra labor.

Medio Ambiente

La Naturaleza es el origen de nuestro hacer, y debemos respetarla al máximo trabajando a su favor.

Calidad

El concepto ‘calidad’ rige todas y cada una de la acciones y decisiones de Aceites Urzante.

Responsabilidad Social

Contribuimos al bienestar de la comunidad en la que actuamos, incidiendo en su desarrollo social, cultural y económico mediante la distribución solidaria de la riqueza.

EVOLUCIÓN DEL LOGOTIPO

1950

Antiguamente el aceite se vendía a granel. La gente iba a casa de D. José Marín con una ánfora que él les llenaba en el momento, con la cantidad deseada. Era una labor cotidiana en un pueblo con una tradición olivarera tan arraigada como lo era Cascante, en Navarra.

1985

Los nuevos requisitos sanitarios obligan a los envasadores a inscribir su N. º Registro Sanitario en la etiqueta de su aceite.

Es en ese momento cuando se crea la marca y el logotipo de Urzante, que hace alusión a dicho lugar despoblado.

IMAGEN ACTUAL

La evolución de la empresa a llevado a que la marca Urzante tenga presencia en más de 40 países y sus etiquetas se realicen en más de 30 idiomas. A día de hoy, Urzante continua su crecimiento y está inmersa en un activo proceso de expansión internacional.

EVOLUCIÓN DE LAS INSTALACIONES

1983

Tras los años en que D. José Marín Celorrio había iniciado la comercialización de aceite de oliva, las tareas diarias de recepción de aceite, envasado y distribución se realizaban en una bajera de unos 200 m2, en Cascante.

1990

La calidad del aceite, que en ese año ya se envasaba bajo la marca Urzante, hace crecer el negocio, y se construye una nave industrial en Cascante, a escasos 800 m. de donde ejercían su actividad hasta entonces.

1998

Gracias a la confianza del consumidor en el aceite Urzante, los pedidos van en aumento. Esto genera nuevas necesidades de espacio para nuevas líneas de producción, por lo que la nave industrial se amplía.

1999

La entrada de Aceites Urzante en la Gran Distribución incrementa el volumen de negocio y es necesaria una nueva ampliación de la bodega.

2006

La trayectoria empresarial de Aceites Urzante no para de crecer y alcanza ya la 6ª posición del ranking nacional de envasadores. La planta de Cascante ya no puede acoger nuevas ampliaciones. Comienza la construcción de una nueva planta en Tudela, dentro de la Ciudad Agroalimentaria, un polígono industrial con la tecnología y recursos que necesita la industria agroalimentaria.

2008

En este año la planta de Tudela está a pleno rendimiento. Un espacio con 65.000 m2 en donde tiene cabida el Trujal Almazara de  Tudela, la refinería, zona de envasado con 5 líneas a pleno rendimiento, zona de expediciones  y oficinas.

HITOS MÁS SEÑALADOS EN LA HISTORIA DE URZANTE

1950

La historia de Urzante, es la historia de una familia que allá por 1950 comenzó sus andaduras en el comercio de aceite de oliva que se llevaba en la época, con una tradición olivarera popular muy arraigada en los pueblos de la comarca, cercanos a las riberas de los ríos Ebro y Queiles.

1970

Desde el inicio, su actividad ha consistido en el envasado y comercialización de aceites alimenticios. Poco a poco se han ido incorporando cada vez más profesionales a su lado con el fin de poder ofrecer a los clientes una mayor variedad de aceites, más calidad en sus productos y un mejor servicio.

1985

La marca Aceites Urzante, nombre por el cual se conoce hoy en día a la empresa, fue creada en Junio de 1985. En ese momento se patentó además la primera imagen de su logotipo por el que también se les identifica.

1990

A principios de los 90 se creó un laboratorio interno, permitiendo hacer cata y análisis físico-químicos de cada aceite al instante, y poder tener el producto controlado desde que la oliva crece en el campo hasta que el aceite llega a cada hogar.

Estaríamos hablando de una exhaustiva trazabilidad en beneficio de la máxima calidad en los productos, hecho que les distinguiría además del resto de envasadores tras la fuerte crisis que acababa de atravesar el sector.

1995

A mediados de los años 90 se acomete una fuerte inversión en tecnología: Máquinas de última generación que permiten envasar bajo atmósfera protectora y sistemas automáticos de envasado y embalaje que permiten ofrecer envases de mayor comodidad para el consumidor y en muchos más formatos.

2001

Urzante consigue la certificación ISO 9001, reconocida mundialmente y que asegura que el sistema de calidad de una organización, ya sea grande o pequeña, es el adecuado.

2006

Urzante, en pleno proceso de expansión, decidió que había llegado el momento de dar un paso más si querían seguir creciendo, y fue entonces cuando se inició el estudio de traslado a la Ciudad Agroalimentaria de Tudela CAT.

-Consigue con la más alta calificación el certificado británico BRC, certificado de calidad más exigente a nivel de Industria alimentaria. Garantiza que la fábrica de producción está en cumplimiento con todas las regulaciones en cuanto a la cadena británica de alimentos.

-Y consigue con la más alta calificación también el certificado europeo IFS, utilizado sobre todo en Francia y Alemania, certificado de calidad más exigente a nivel de Industria alimentaria. Garantiza al cliente internacional que la seguridad de los productos sea exacta, y que cada botella pueda ser trazada para obtener toda la información sobre materias primas, fecha de producción y calidad.

2007

Tras décadas de esfuerzo y dedicación, en las que los logros habían quedado siempre de puertas para adentro, llegó el reconocimiento público al recibir el galardón Aster Esic por su “Trayectoria Empresarial”

2008

Urzante recuperó la histórica tradición olivarera de la comarca en 2008, año en el que comenzó su andadura el Trujal Almazara de Tudela, integrado en el recinto de Aceites Urzante.

Gracias a esta nueva apuesta la empresa fue incluida dentro de la Denominación de Origen Protegida Aceite de Navarra a través de su marca Olivar de la Ribera, poniendo al servicio del consumidor Aceite de Oliva Virgen Extra con Denominación de Origen.

-El afán por innovar que ha caracterizado siempre a Urzante a lo largo de su historia lleva este mismo año a la empresa a ser sostenible medioambientalmente gracias a la energía solar. En concreto, las cubiertas de sus instalaciones de Cascante (6.500 m2) y Tudela (18.000 m2) se transformaron en tejados solares, cubriéndose de placas fotovoltaicas con una potencia total de 1.400 kw. De hecho, la instalación tudelana se convirtió en el mayor tejado solar de España, capaz de auto suministrar su consumo en una gran parte.

2009

Urzante que está volcado desde sus orígenes con el máximo respeto al medio ambiente consigue el certificado de producto procedente 100% de cultivo ecológico por parte del CPAEN (Consejo de la Producción Agraria Ecológica de Navarra). Tras pasar los cánones de control y una estricta normativa de calidad por parte de este organismo empieza a comercializar Aceite de Oliva Virgen Extra 100% Ecológico, bajo su marca La Presa Romana.

2010

A principios de 2010 se hace efectivo el traslado total a la Ciudad Agroalimentaria de Tudela, CAT. Desde ahí seguirían con su tradicional producción de aceites pero pudiendo estar completamente al día en conocimientos y técnicas de vanguardia:

Infraestructura para llevar a cabo las labores del Dpto. de I+D+I
Proyectos de innovación y formación
Optimización de la eficiencia energética
Sostenibilidad medioambiental, tras convertir los subproductos en biomasa natural

2012

Consigue la certificación ecológica USDA, calificación de productos ecológicos 100% para Estados Unidos, que controla un conjunto de estándares de producción desde el cultivo, al almacenaje, procesamiento, empaquetado y distribución.

Las certificaciones IFS y BRC v.6 incluyen en las calificaciones de los certificados de Urzante, la Almazara y Refineria propiedad de la empresa.

Se realiza una gran inversión en el Trujal, lo que permite triplicar la capacidad de molturación de olivas y reducir considerablemente el tiempo que pasa desde que las olivas llegan a las instalaciones de Urzante hasta que se molturan, lo cual deriva en un aceite de calidad todavía superior. Prueba de ello es que ha conseguido la mejor nota organoléptica de su aceite hasta la fecha.

2013

Urzante se ha asociado al CNTA (Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria), entidad creada con el objetivo de contribuir al desarrollo e innovación de las empresas alimentarias. Esto le permite evolucionar conforme a las exigencias del entorno y demandas del mercado agroalimentario y conseguir cubrir cualquier necesidad tecnológica.

Han sido muchos años de esfuerzo y dedicación, pero su pasión por el trabajo ha derivado en el éxito de la empresa, que ha sabido adecuarse a las exigencias de los tiempos y a las tendencias del mercado.
Se puede afirmar por tanto que de aquella primera empresa a la actual ha cambiado todo o, mejor dicho, casi todo. El sabor tradicional del auténtico aceite de oliva sigue siendo el mismo de siempre, eso es inalterable.